¿Cómo lubricar un rotomartillo? ¡Descúbrelo aquí!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En este post te explicaremos a detalle cómo lubricar un rotomartillo adecuadamente. ¡En menos de 30 minutos tendrás tu rotomartillo listo para perforar losas, pisos o paredes hechas de hormigón!

El rotomartillo es una de las herramientas más recomendadas para utilizarse cuando el taladro no es lo suficiente potente como para perforar una superficie.

En caso de que tengamos que apretar alguna pieza en específico un roto martillo es la mejor alternativa.

Una herramienta fácil de utilizar y especialmente hecha para las tareas pesadas, recuerda lubricarlo ocasionalmente para que este tenga un rendimiento del 100%.

¿Cómo se lubrica un rotomartillo adecuadamente?

Es casi imposible imaginar un motor que funcione sin utilizar algún tipo de lubricante, ya que la gran mayoría de motores o máquinas utilizan rulemanes o rodamientos y si estos no están engrasados, pueden averiarse fácilmente.

Para que nuestro motor funcione de forma adecuada, lo recomendado es siempre implementar una pequeña porción de grasa en algunos puntos estratégicos.

En este caso para lubricar un rotomartillo, necesitaremos utilizar la grasa GLK o también conocida como grasa lubricante multipropósito.

Pasos para Lubricar un rotomartillo:

  • Debemos abrir el rotomartillo con una llave universal. Generalmente vienen con el equipo, pero también pueden abrirse con la llave que se utiliza para retirar los discos de una amoladora en caso de que no cuentes con una.

Nota: dependiendo del modelo del rotomartillo este puede tener la ranura en los laterales o en la parte superior de la herramienta.

  • Con ayuda de la llave abrimos suavemente nuestro rotomartillo y luego de unas vueltas podremos desenroscarlo manualmente.
  • Una vez abierta la ranura para el suministro de grasa, debemos colocarle el lubricante GLK o grasa de litio.
  • Recomendamos colocar alrededor de 3 y 4 cucharadas rebozadas de la grasa lubricante. En tal caso de que hayas colocado más de lo esperado el rotomartillo lo consumirá sin mayor problema.
  • Una vez colocada la grasa, cerramos la ranura con su respectiva tapa y apretamos con nuestra llave.

Nota: Recuerda generalmente estas tapas suelen estar hechas de plástico, por lo que no debemos forzar nunca la ranura del rotomartillo apretando de forma exagerada o extremadamente fuerte.

  • Una vez terminados los pasos anteriores, debemos encender nuestro rotomartillo durante un minuto para que toda la grasa comience a circular dentro del equipo.

¿Cómo lubricar un rotomartillo que no cuente con ranura para grasa?

Existen una gran variedad de rotomartillos, algunos Makita, otros provenientes de Bosch, etc… por lo que existen modelos aún más novedosos en el que ya no se necesita agregarle grasa por medio de un compartimiento.

En estos casos, tan solo se le agrega lubricante en un punto en específico. Así que si te preguntas cómo lubricar un rotomartillo que no cuente con ranuras para suministros de grasa, esta sección está hecha para ti.

Te enseñaremos cómo colocar grasa en el porta broca o la entrada de encastre rápido y en el accesorio añadible para taladrar.

De esta forma prolongarás la vida útil de un rotomartillo moderno y en menos de 10 minutos puedes comenzar a utilizarlo.

  • Los accesorios se fijan a las entradas de encastre gracias a 2 ranuras. Una hecha especialmente para las ranuras delgadas y otras para las entradas anchas en los laterales del accesorio.
  • Debemos colocar grasa en ambas ranuras.
  • Seguido a esto también colocamos un poco de grasa en la entrada del porta broca (por donde entrara el accesorio)
  • Finalmente podemos instalar nuestro accesorio como lo hacemos normalmente y prolongaremos la vida útil de nuestro equipo durante muchos años.

¿Por qué es necesario lubricar un rotomartillo?

Un rotomartillo es una herramienta muy potente que generalmente es utilizada en trabajos pesados, por lo que pueden generar calor de manera excesiva y si no están lubricados generalmente se irán averiando con el tiempo.

En algunos casos, tanto calor puede causar accidentes que afecten a la persona que lo manipula. Un ejemplo simple podría ser el siguiente:

Jaime tiene más de 3 meses trabajando con su rotomartillo en una construcción y de un día para otro se ha dado cuenta de que su herramienta se está recalentando más de lo normal.

Luego de casi 2 horas utilizándolo, la punta del rotomartillo se rompe y casi se clava en al piel de Jaime, por el simple hecho de no haberlo lubricado algunas semanas atrás.

Aunque sea un ejemplo, es bastante común de ver en personas que no lubrican adecuadamente su rotomartillo.

¡Evita que te ocurran estos accidentes y lubrica tu rotomartillo!

Gerardo

Gerardo

Dejanos un comentario :-)

Tabla De Contenido

Sobre Nosotros

Tenemos los mejores reseñas de los productos más buscados.

Lo mas fresco para ti

Siguenos en Facebook

Buscas una resena, mandanos tu idea a: info@10mejores.lat

Suscribete a nuestro E-Mail

Carrito de compra